¿Qué es la Salud Mental?

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental se define como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”. “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.
La salud no se centra sólo en el aspecto curativo de antaño, sino que, en la actualidad, se consideran aspectos tales como el entorno, factores de riesgo como el consumo de tóxicos, estilos de vida, hábitos de autocuidado, educación sanitaria y todo cuanto contribuya a su promoción, fomento y prevención.

¿Qué es el Trastorno Mental?

Es importante entender el trastorno mental como una parte de nuestra vida y una circunstancia más de la persona y no como elemento que anula el resto de nuestras capacidades. Es una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o del comportamiento en que quedan afectados procesos psicológicos básicos emocionales, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje y el lenguaje, etc., que  dificulta la adaptación al entorno cultural y social en el que vive una persona y crea alguna forma de malestar subjetivo.
Muchos estudios consideran que la salud y el trastorno mental son un continuo en el que se reflejan diferentes grados de bienestar o alteración psicológica.

 ¿Cuáles son las causas de los Trastornos Mentales?

De momento no se conocen las causas, por lo que es más acertado hablar de factores que influyen en la aparición, desarrollo y pronóstico. Suelen ser una combinación de factores genéticos, del entorno social y de experiencias vividas. No tiene nada que ver con debilidad de carácter, ni son culpa de la persona. La mayoría de los problemas de salud mental suelen iniciarse en la adolescencia y juventud, o tras sufrir algún suceso traumático como perder un trabajo, la muerte de un familiar, una separación o un desahucio, o tras el consumo de drogas  o enfermedades orgánicas, etc.

 ¿Puedo yo sufrir un Trastorno Mental?

Todos tenemos probabilidades de sufrir en cualquier momento de nuestra vida un trastorno mental, al igual que cualquier otro tipo de enfermedad.
Según la OMS, una de cada cuatro personas sufrirá un trastorno mental a lo largo de su vida y todo dependerá de los factores que inciden en su aparición. Sólo cuando los síntomas provocan un comportamiento social desajustado, un deterioro significativo social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo, o causa un malestar subjetivo y persistente en el tiempo se considera trastorno mental.

¿Los Trastornos Mentales se curan?

Los trastornos mentales se recuperan con los adecuados tratamientos psicológicos, farmacológicos, rehabilitadores y sociales, que se deben ajustar a la persona y mantenerse en el tiempo que se requiera. Los tratamientos deben ser distintos según el tipo de trastorno y se deben diseñar intervenciones continuadas y personalizadas para cada uno de los casos.
Frecuentemente es imprescindible combinar el tratamiento farmacológico con medidas de rehabilitación socio-laboral, apoyo familiar y ayuda psicológica. La atención psicológica es fundamental para afrontar los efectos del trastorno mental en su vida social, familiar y profesional.
La recuperación va orientada no sólo al control de síntomas, sino a un proceso personal y único que supone el desarrollo de un nuevo significado en la vida más allá de los procesos negativos de la salud mental. Consiste en adquirir o recuperar muchos de los aspectos de la vida cotidiana que se hayan perdido, potenciando el control de la propia vida.

¿Qué debo hacer ante la sospecha de tener un Trastorno Mental?

Ante las primeras apariciones de los síntomas hay que acudir al Equipo de Atención Primaria, que es el servicio más próximo y accesible. El médico/a de Atención Primaria es la puerta de entrada al servicio sanitario y donde deben acudir en primer lugar pacientes y familias.
La asistencia sanitaria es un servicio público y gratuito y ante cualquier síntoma se debe acudir al centro de salud de referencia y consultar con el médico/a, que si lo ve necesario te dará cita con un profesional especialista en salud mental.
La prevención y la atención precoz es clave para la salud mental. Sólo profesionales sanitarios pueden hacer un diagnóstico de un problema de salud mental.

¿Pueden las personas con Trastorno Mental llevar una vida “normalizada”?

Claro que sí, tener un problema de salud mental no impide tener una vida plena, conseguir un trabajo, formar una familia, o disfrutar de cualquier aspecto de la vida. Con el adecuado tratamiento, una persona con trastorno mental puede superar y recuperar las limitaciones y estar capacitada para trabajar, cuidar de sus hijos/as, mantener relaciones sociales, etc.

¿Pueden trabajar las personas con Trastorno Mental?

Por supuesto que sí, cuando el perfil se ajuste a la realización de las actividades y tareas del puesto, como cualquier otra persona.
Es muy importante obtener un empleo como el mantenimiento del mismo, por lo que es fundamental apostar porque siempre la persona que quiera trabajar encuentre el empleo ajustado a la mejor situación personal.

¿Las personas que tienen una enfermedad mental tienen un coeficiente intelectual más bajo?

No, los trastornos mentales no están relacionados con la capacidad intelectual.

¿Puede provocar el consumo de tóxicos un Trastorno Mental?

El consumo de tóxicos como el cannabis, cocaína, u otras drogas constituyen un factor de riesgo importante.

¿Las personas con Trastorno Mental son violentas?

No, las personas con trastorno mental no tienen más conductas violentas que el resto de la población. Las personas con problemas de salud mental no son peligrosas para la sociedad, en realidad es más probable que sean víctimas de abusos, malos tratos y sean vulnerados sus derechos.
En contadas ocasiones, alguna persona con trastorno mental puede tener un episodio violento y se dan cuando no está recibiendo el tratamiento adecuado que necesita.

¿Cómo puedo ayudar a una persona con Trastorno Mental?

Podemos ayudar mucho cuidando el lenguaje al hablar de las personas que tienen un problema de salud mental, evitar términos peyorativos como “loco”, “tarado”, o hablar de las personas únicamente refiriéndonos a su diagnóstico como “esquizofrénico”.
Es muy importante tener información precisa para evitar mitos sobre los trastornos mentales.

¿Cuál es el rol de la familia en el tratamiento de los Trastornos Mentales?

La familia es esencial porque aporta los apoyos necesarios para la recuperación.
Un ambiente familiar tranquilo y no crítico es muy adecuado en la recuperación de un trastorno mental. El trabajo con la familia forma parte del tratamiento de los trastornos mentales desde los servicios sanitarios hasta las asociaciones de ayuda mutua.

compártelo: